Dermopigmentación Paramédica

Es una técnica que consiste en implantar pigmentos de color en el tejido dérmico superficial con ayuda de un dermógrafo a través de microagujas de diferentes calibres.

Este procedimiento está indicado tras mastectomía y postreconstrucción de mama: se pigmenta una areola y pezón, aplicando el tono, la forma y texturas adecuadas para conseguir un efecto natural.

También se pueden camuflar cicatrices, pequeñas áreas de vitíligo, quemaduras y otras discromías. Así como realizar la demarcación de labio leporino.

Hay que tener en cuenta que la piel tras la dermopigmentación pasa por varios estadíos, hasta conseguir su reparación total. Esto ocurre tras 21 días aproximadamente, por lo que no se debe realizar una nueva sesión antes de este periodo.

El proceso se realiza habitualmente en varias sesiones ya que se debe ir adecuando los tonos a la piel del paciente y así, conseguir resultados naturales.

Al ser un pigmento que está aplicado en las capas superficiales con el tiempo y, debido a la regeneración cutánea, se va atenuando. Por lo que tras un periodo de 2 a 4 años( depende de cada persona) es necesario hacer un repaso para mantener los resultados.