Lipolifting

El lipofilling consiste en la utilización de tu propia grasa como material de relleno y regeneración cutánea, permitiendo suavizar los surcos de expresión, recuperar el volumen perdido del tercio medio facial y mejorar la calidad de los tejidos.

En rejuvenecimiento facial se utiliza una pequeña cantidad de volumen por lo que el procedimiento se realiza bajo anestesia local, a diferencia de cuando se utiliza esta técnica en mamas o aumento glúteo.

Para obtener la grasa, se realiza una pequeña liposucción a baja presión de los depósitos de grasa localizados, y posteriormente se prepara y purifica para ser inyectada con cánulas y agujas muy finas (inferiores a 1 mm de diámetro).

Según el tipo de preparación que se utilice y el diámetro de la cánula o las agujas que se utilizan para inyectarla recibe distintos nombres (microfat, nanofat, emulsion o SNIF).

Estas distintas técnicas nos permiten cambiar la proporción entre adipocitos o fracción estromal vascular lo que nos permite controlar el volumen que damos en cada una de las zonas.

Sus principales ventajas son que permite dar volumen y regenerar los tejidos al mismo tiempo, sin la necesidad de realizar dos tratamientos. Son células del propio paciente y a las que no se les añade ningún producto químico. Esto hace que sea un material de relleno que no dará alergias, no migra y no es irritante. Al tacto tiene la misma consistencia que el resto de la grasa de su cara.

Es un tratamiento que da excelentes resultados y con un alto índice de satisfacción.